Volver a empezar, que no se acaben los sueños - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Volver a empezar, que no se acaben los sueños

Testimonios

VOLVER A EMPEZAR, ¡¡QUE NO SE ACABEN LOS SUEÑOS!!


Nunca olvidare aquellas palabras del médico diciéndome que mi pulmones necesitaban oxígeno y cuanto antes unos pulmones nuevos mediante un trasplante.
Aquel día lloré como nunca pensando en mis hijos, mi mujer y mi familia, lloré de rabia de saber que era un persona sana y de un día para otro me veía con oxígeno a través de una maquina mediante una mochila.
Confieso que sentí mucho miedo de estar en una lista de espera, que fue duro estar dieciséis meses esperando un órgano.
Parecía eterno, pesadilla y que nunca llegaría, pero como dice el dicho, llegó cuando tenía que llegar.

Me trasplantaron y después de nueve horas de quirófano, ya tenía pulmones nuevos, nada fue fácil al comienzo, dolores, más miedos, mezcla de felicidad y de ganas de salir a ver como respondían ante la vida.
Esas ganas de respuesta la encontré si bien desperté de la anestesia; Médicos, enfermeros, auxiliares y todo un hospital a mi servicio, me sentí un rey, me hicieron sentir y me hacen sentir un rey.
La familia entera a mi lado, los amigos, mi asociación "A Pleno Pulmón" y hasta los mismos pacientes del hospital sonreían de verme pasear por los pasillos, me devolvieron la vida entre todos.

Hoy disfruto de salud, salgo a correr, hago deportes, he vuelto al trabajo como director de deportes de la Cadena Ser de Melilla, produzco y conduzco mi programa de radio, he vuelto a sonreír para ver la vida mejor si se quiere de cómo la veía antes.
Me cambió todo para bien, sonrío más, me hago menos problemas, soy más afable y solidario y nunca dejo de tener detalles a través de lo mejor que puedo hacer en radio, agradecer a el donante, es decir a mi ÁNGEL, como le llamo yo, a la familia del donante y a todos los que un día hicieron que vuelva a ser feliz junto a mi mayor sostén, María José mi esposa, Martina mi hija y Paulo el bambino de la casa.

Para finalizar me gustaría dejar un mensaje de esperanza para aquellos que esperan un órgano sea cual fuera, ponerse nervioso ante la espera no adelanta nada, es necesario ser paciente, en definitiva la vida nos tiene muchas cosas bonitas una vez que recuperamos la salud.

Saludos desde Melilla
Con afecto y eterno agradecimiento a todos.

Oscar Giménez Barrios


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal