Trasplante de páncreas - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Trasplante de páncreas

Donación y trasplante > Tipos de trasplantes

Trasplante de páncreas


Es una cirugía para implantar un páncreas sano de un donante en un paciente con diabetes. Los trasplantes de páncreas le dan al paciente una oportunidad para dejar de aplicarse las inyecciones de insulina.

El páncreas sano se toma de un donante que esté con muerte cerebral, pero que permanezca con soporte vital. Se debe controlar cuidadosamente la compatibilidad del páncreas del donante con el paciente que lo recibirá.

Junto con el páncreas donado, se trasplanta una porción de la primera parte del intestino delgado, llamada duodeno. El páncreas sano se trasporta en una solución fría que preserva el órgano hasta por 20 horas.

El páncreas enfermo del paciente no se extirpa durante la operación. El donado generalmente se coloca en la parte inferior derecha del abdomen del paciente. Los vasos sanguíneos del nuevo páncreas se conectan a los vasos sanguíneos del paciente. El duodeno donado se pega al intestino o vejiga del paciente.

La cirugía para un trasplante de páncreas tarda aproximadamente tres horas. Sin embargo, la operación generalmente se realiza al mismo tiempo con un trasplante de riñón en pacientes diabéticos con enfermedad renal. La operación combinada demora alrededor de 6 horas.

El páncreas produce una sustancia llamada insulina. La insulina transporta glucosa, que es azúcar, desde la sangre hasta los músculos, la grasa y las células del hígado donde puede usarse como combustible.

En las personas con diabetes tipo 1, el páncreas no produce suficiente insulina, o algunas veces nada. Esto lleva a que la glucosa se acumule en la sangre, provocando altos niveles de glucemia. Los altos niveles de azúcar en la sangre pueden causar muchas complicaciones, como:

   Amputaciones
   Ceguera
   Cardiopatía
   Nefropatía
   Daño neurológico
   Accidente cerebrovascular

Un trasplante de páncreas puede curar la diabetes y eliminar la necesidad de inyecciones de insulina. Sin embargo, debido a los riesgos involucrados, a la mayoría de las personas con diabetes tipo 1 no se les practica un trasplante de páncreas poco después del diagnóstico.

   El trasplante de páncreas es una cirugía mayor y las personas con diabetes tienen un riesgo más alto de lo normal de sufrir cardiopatía y otras complicaciones.
   Las personas que se hayan sometido a un trasplante de páncreas necesitarán tomar varios medicamentos por el resto de sus vidas. Estos tienen efectos secundarios serios.

Debido a estos riesgos, el trasplante de páncreas rara vez se realiza solo. Casi siempre se hace cuando alguien con diabetes tipo 1 también necesita un trasplante de riñón.

Es posible que la cirugía de trasplante de páncreas NO sea recomendable para pacientes que también tengan:

   Antecedentes de cáncer.
   VIH.
   Infecciones tales como hepatitis que se considere activa.
   Enfermedad pulmonar.
   Obesidad.
   Otras enfermedades vasculares del cuello y la pierna.
   Cardiopatía grave (como insuficiencia cardíaca, angina mal controlada o arteriopatía coronaria grave).
   Tabaquismo, alcoholismo o drogadicción u otros hábitos del estilo de vida que puedan dañar el nuevo órgano.

El médico también puede desaconsejar el trasplante de páncreas si el paciente no puede cumplir con la gran cantidad de visitas de control, exámenes y medicamentos necesarios para mantener el órgano trasplantado saludable.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal