Rosa Gómez, "toda ayuda es poca" - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Rosa Gómez, "toda ayuda es poca"

Equipo de trasplante pulmonar

TODA AYUDA ES POCA


Descripción de ayudas y prestaciones sociales de interés para los enfermos respiratorios y trasplantados de pulmón)

La Unidad de Trabajo Social del Hospital Reina Sofía está compuesta por 7 Trabajadoras Sociales. Entre todas nos ocupamos de  atender a las personas  hospitalizadas o que acuden a Consultas Externas. Desde el año 2005 estamos  integradas en el Proceso de Trasplante de Pulmón.

Como muchos sabéis, y algunos lo habéis experimentado, el proceso de trasplante de pulmón se inicia con la fase de VALORACION. En ella se estudian distintos niveles del enfermo: el físico, el psicológico y el social. De este último nos ocupamos nosotras,  realizando una entrevista en la que valoramos la situación social del enfermo.

Esta valoración va a tener un doble beneficio, por un lado, servirá para que los profesionales tomen decisiones sobre si el enfermo es candidato o no al trasplante. Además servirá para que ese posible candidato, obtenga información que le va a servir para mejorar su situación.

Posteriormente, los enfermos vuelven a sus casas, muchos de ellos a esperar el trasplante. Si el temido y ansiado día llega, volverá al hospital y de este modo se iniciará otra nueva etapa, la del TRASPLANTE: durante este tiempo, las Trabajadoras Sociales solemos tener contactos frecuentes con ellos para atender demandas de muchos tipos. Por un lado, ofrecemos apoyo emocional a los familiares, necesario para  sobrellevar la tensión e incertidumbre del momento. Además intentamos cubrir necesidades materiales de éstos: en forma de dietas de comida, alojamientos para el descanso y el aseo, etc. En prácticamente todos los casos, y coincidiendo con la preparación del alta hospitalaria del enfermo, las Trabajadoras Sociales actuamos como facilitadoras de alojamientos durante el tiempo que deben vivir en nuestra ciudad.

No podemos entender el trasplante de pulmón en este hospital sin la colaboración y el trabajo continuo de la Asociación Andaluza de Trasplantados de Pulmón y la ONG Cáritas. Estas dos entidades ponen a disposición de los trasplantados unos pisos en los  que van a poder vivir durante su estancia en Córdoba.
Además, estás organizaciones ofrecen su apoyo de forma constante a los trasplantados y sus familiares.

Además de todas estas ayudas y apoyos aportados por el sistema sanitario y por las asociaciones y ONGs, existen otros recursos que surgen de distintos organismos estatales. En concreto, la Seguridad Social se hace cargo de las prestaciones económicas a las que pueden acceder las personas que debido a su discapacidad o incapacidad para desarrollar un trabajo, como ocurre con muchos enfermos respiratorios, tienen que solicitarlas. Es el caso de aquellos enfermos que habiendo trabajado durante mucho tiempo, se ven en la necesidad de dejar de hacerlo. Para esta situación la Seguridad Social establece una prestación llamada Incapacitación Permanente en sus distintos grados. Cuando la persona no ha cotizado a la Seguridad Social, o no ha obtenido tiempo suficiente de cotización, tendrá derecho a solicitar la Pensión No Contributiva, aunque para conseguirlo no sólo se necesita tener un grado de discapacidad determinado, sino que además se tiene que cumplir un nivel de rentas en la unidad familiar. Desde el año 2007, se ha desarrollado un sistema de protección social al que se le ha denominado “la Ley de Dependencia”. En ella se contemplan una serie de ayudas y prestaciones económicas para aquellas personas que acrediten un determinado grado de dependencia.

En cuanto a los enfermos menores, la Seguridad Social, establece:” Pensiones de Orfandad”, en el supuesto de que falte uno o los dos progenitores. También existe la “Prestación por hijo a cargo”, siendo de mayor cuantía si el hijo tiene discapacidad, y además se ha creado una ayuda económica recientemente, que es la “Prestación económica para cuidados de menores afectados por una enfermedad grave”. Esta ayuda está creada para padres y madres que están trabajando y su hijo pasa por un proceso con ingresos hospitalarios de larga duración. Al cuidador se le exime de una parte o de la totalidad de su jornada laboral y además se le concede una prestación económica.

Existen otros recursos, también públicos, a los que se les podría denominar “derechos sociales para las personas con discapacidad”. Para acceder a ellos, es necesario haber sido valorado por un equipo profesional que estudia la parte médica, psicológica y social de la persona, y como resultado le conceden un grado de discapacidad, (antes se llamaba minusvalía). Si se certifica una discapacidad mayor o igual al 33 %, ese documento da acceso a distintos derechos establecidos por ley: desgravaciones fiscales,  ayudas para la adaptación de la vivienda, exención de impuestos para la adquisición, matriculación y circulación de vehículos, y entre otros, la tarjeta de aparcamiento para personas con discapacidad, aunque esta última son pocos los enfermos respiratorios que la poseen.

La descripción de las ayudas que hemos desarrollado, es solamente orientativa, ya que habría que ajustarse a cada caso concreto. Quienes estén interesados en hacerlo pueden acudir a las Trabajadoras Sociales de los centros más próximos a su domicilio, y también a las oficinas de la Seguridad Social.
Para finalizar este artículo, os diremos que la mejor ayuda es la que os procuráis a vosotros mismos intentando siempre adaptaros a las circunstancias a las que la vida os enfrenta.
No cabe duda de que si además disponéis de una ayuda exterior en forma de prestaciones sociales y apoyo emocional, vuestras defensas se fortalecerán frente a la enfermedad.

Os agradecemos vuestra valentía y entrega.

Rosa Gómez.
Trabajadora social Hospital Reina Sofía de Córdoba



 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal