Regalos de Vida - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Regalos de Vida

Medios de comunicación > Libros y revistas



FUNDACIÓN PROVINCIAL
DE ARTES PLÁSTICAS "RAFAEL BOTI"


Presidente
Francisco pulido Muñoz
Vicepresidente
José Mariscal Campos
Consejero rector                                                                       Comisión técnica
Rafael Boti Torres                                                                    Rafael Boti Torres
Isabel García García                                                                 Jesús Cantero Martínez
José Guirao Cabrera                                                                 Magdalena Cantero Sosa
Reyes Lopera Delgado                                                              Monica Carabias Álvaro
María José Montes Pedrosa                                                       Francisco Javier Flores Castillero
Mercedes Mudarra Barrero                                                        Nieves Galiot Martín
Antonio Sánchez Villaverde                                                       Manuel Muñoz Morales
Juan José Sastre Pérez                                                             Mariano Navarro Herranz
Josefa Soto Murillo                                                                   Diego Ruiz Alcubilla
Juan Vicente Zafra Polo                                                            Teresa Sánchez Alberti



EXPOSICIÓN
Coordinación General
Rafaela Belmonte Maldonado
Montemayor Mora Jiménez
Tete Álvarez
Producción
Hospital Universitario Reina Sofía
Colabora
Ayuntamiento de Córdoba

CATÁLOGO
Edita
Fundación Provincial de Artes Plásticas
"Rafael Boti"
Textos
Óscar Fernández López
Diseño y maquetación
Zum Creativos S.L.
Fotomecánica
Fotograbados Casares S.L.
Imprime
Imprenta San Pablo S.L.
Depósito legal
CO-1270-2009

© de llos textos: sus autores
© de las fotografías: sus autores
© de la presente edición: Fundación Provincial
de Artes Plásticas "Rafael Boti"


PRESENTACIONES
TETE ÁLVAREZ
LOLA ARAQUE
ÁLVARO CARMONA
RAFA CARMONA
NIEVES GALIOT
A. J. GONZÁLEZ
FRANCISCO GONZÁLEZ
STEPHANUS MEYER
MARÍA MOYA
MANUEL MUÑOZ
JOSE CARLOS NIEVA
FRANCISCO SÁNCHEZ MORENO
MANOLO TORRES
JUAN VACAS
HISAE YANASE / A. I. GONZÁLEZ


   
Regalos de Vida, 2009, Exposición en el bulevar de Gran Capitán y estación adif Córdoba  



Queda muy lejana la famosa leyenda medieval del milagro de los médicos Cosme y Damián, que trasplantaron una pierna desde un hombre recientemente fallecido a un moribundo.  y  afortunadamente, hoy, los trasplantes de órganos ya no son milagros, sino una realidad cotidiana que ha alcanzado un extraordinario nivel científico, especialmente en nuestro país hasta el extremo de causar admiración fuera de nuestras fronteras, siendo incluso nuestro sistema de donación y transplante de órganos objeto de estudio entre políticos y especialista para su emulación. Sin embargo, algunos imitadores fracasan porque se olvidan con frecuencia de cuál es la clave de este para muchos sorprendente éxito que suscita la comunión de intereses entre sanidad y sociedad, y que no es otra que la solidaridad. Todo modelo que ha buscado vías alternativas a la solidaridad, únicamente ha encontrado vías muertas, sin salida. De ahí que debamos abrir y ensanchar el camino iniciado, fomentando esa necesidad de solidaridad en nuestra sociedad.

Decía Edgar Morin filósofo y político francés de origen sefardí que "hay en cada uno y en todos un potencial de solidaridad que se revela en circunstancias excepcionales, y hay en una minoría una pulsión altruista permanente No se trata entonces de promulgar la solidaridad sino de liberar la fuerza inempleada de las buenas voluntades y favorecer las acciones de solidaridad". Y, de alguna manera es lo que pretendemos con esta exposición "Regalos de Vida": llegar a la conciencia de todos y cada uno de los ciudadanos y ciudadanas para que, conociendo realmente la necesidad y los extraordinarios beneficios de la donación para muchos cordobeses y andaluces que viven con escasa o nula esperanza, superen prejuicios y determinismos culturales y liberen su fuerza y capacidad solidaria. Para la Diputación Provincial de Córdoba, apoyar esta extraordinaria iniciativa es un acto plenamente consecuente con su decidida vocación de servicio en favor del bienestar social, de la calidad de vida de todos los ciudadanos de nuestro ámbito territorial, y fomentar la sensibilización hacia la donación de órganos es una vía extraordinaria de contribuir a esos objetivos. Somos conscientes de que no se modifican las conductas sociales de hoy para mañana. Se necesita tiempo, mucho tiempo para que se acepte mayoritariamente una generosa utilización del cuerpo humano recientemente fallecido como una forma bien entendida de reciclaje valioso para luchar por la salvación de otras vidas. Pero somos optimistas, porque no hay acto humano y solidario más sublime que "regalar vida".


                        Francisco Pulido Muñoz.
                        Presidente de la Diputación Provincial de Córdoba



Entre 1964 Y 1968 ocurrieron buena parte  de los acontecimientos que describen el mundo actual. La afirmación es arriesgada, desde luego, pero responde a la necesidad de constatar ciertos hallazgos en los campos del saber como constitutivos de un nuevo paradigma cultural que se prolonga hasta la actualidad. Las luchas por los derechos civiles, la publicación de los textos más avanzados en semiótica, antropología o sociología (Eco, Lacan, Barthes, Levi-Strauss, Kristeva, ... ), las protestas del Mayo del 68, etcétera, se incardinan todos en un proceso de replanteamiento de nuestras ideas sobre el mundo, el saber, la sociedad o la política que, necesariamente, había de ir acompañado, a veces incluso precedido por los logros científicos.

La propia ciencia, a través de textos como La estructura de las revoluciones científicas de Thomas Kuhn, publicada en estos años, también había constatado esta necesidad de repensarse a sí misma debido tanto al agotamiento de alguno de sus presupuestos de partida cuanto a los nuevos avances y derroteros que se estaban trazando. De modo que las aportaciones en genética, física o biología, entre otras, desarticularon gran cantidad de tabúes sobre los que la práctica de la ciencia aún parecía sostenerse. De entre todos ellos, sin duda, el desarrollo de nuestra capacidad para prolongar la vida, así como para hacer frente a enfermedades que hasta entonces eran intratables, fue definitivo.  Y  lo fue tanto por el significado filosófico que aquella mejora de nuestra calidad de vida significaba, como por las revolucionarias técnicas quirúrgicas empleadas a tal fin.

Fue así como la cirugía de transplantes, y más concretamente al cirugía coronaria, puso patas arriba algunas de las nociones morales encargadas hasta entonces de regir nuestra relación con el cuerpo, los límites biológicos del sujeto así como el sentido de la propia ciencia. Paralelo a la emergencia del pensamiento estructuralista, cuya obsesión radica en encontrar un sustrato elemental compartido por todos los dialectos del mundo, es decir, una estructura de lenguaje universal, la ciencia demostraba que la compatibilidad entre organismos de una o varias especies (recuérdese la utilización de órganos de si o cerdos en los transplantes a humanos) era tal que sus piezas vitales como el corazón eran, si se me permite la expresión, intercambiables. A consecuencia de ello emergió una suerte de nuevo humanismo tecnológico, en cuya base se fundían los viejos mitos de la Madre Tierra con las teoría darwinistas, que debía desembocar, al menos ese era su sentido, en una especie de refutación clínica de la vida en la tierra como una gran familia.

De repente, se demostraba a través de la cirugía de trasplantes o del descubrimiento de la asombrosa similitud entre los códigos genéticos que las utopías ecológicas del pujante movimiento hippie no eran poca cosa. Y que, vista desde la nueva perspectiva que ofrecía la carrera espacial, la tierra resultaba un lugar bastante más pequeño e interconectado de lo que se suponía


Algunas décadas después debemos reconocer que aquél nuevo humanismo, de raíz laica y científica, nunca llegó a consolidarse como doctrina. Aunque no fueron pocas las consecuencias que de él se produjeron -de las que se han ocupado filósofos tan intuitivos como José Luis Molinuevo en su texto Humanismo  Y  nuevas tecnologías-, no hallamos rasgos suficientes en el devenir de la humanidad desde entonces que nos hagan sospechar una especie de "mejora" cualitativa global. No obstante, en el terreno de lo concreto, que es donde se resuelven las grandes cuestiones, los avances sí son reconocibles. Lo son en el trato que tenemos con el medio ambiente, pero lo son  sobre todo en los deslumbrantes resultados que día tras día nos ofrecen los transplantes de órganos, como el de corazón. En la manera, aún hoy impresionante, de dar vida a través del generoso acto de la donación de órganos radica, en mi opinión, una de las grandes conquistas éticas de nuestro tiempo y un ejemplo de que la solidaridad es mucho más que esa gastada palabra tras la que se enmascaran, en ocasiones, fines no tan nobles.


                          Óscar Fernández López



'Regalos de vida' ofrece una mirada artística y brinda un acercamiento al mundo de la donación y los trasplantes. Abre una ventana en distintos emplazamientos del centro de la ciudad desde los que aproximarse a historias marcadas por un trasplante y es también una manera singular de dar las gracias a los donantes y sus familiares por su desmedida generosidad. Las imágenes despiertan la sensibilidad del espectador, tanto del profano como del entendido en la materia, hasta mostrarles uno de los lados más humanos y solidarios.

Sin las donaciones, unidas al esfuerzo de los profesionales sanitarios y no sanitarios del hospital, esta exposición carecería de protagonistas y no se habría hecho realidad en Córdoba el milagro de los trasplantes, una terapéutica habitual hoy en la práctica médica convertida en seña de identidad del Hospital Universitario Reina Sofía y de Córdoba.

La exposición es también un modo de llevar hasta la ciudadanía vidas que empezaron de cero en algunos de nuestros quirófanos, esos que han sido testigos, a lo largo de los últimos treinta años, y lo siguen siendo, de importantes hitos sanitarios alcanzados en este campo.

Ha querido retratar el alma de estas personas que hoy siguen respirando gracias a una donación. Es un modo sensible de homenajear a los héroes anónimos que prolongaron sus vidas, las de las personas retratadas y las de miles de pacientes cuya existencia dependía de que alguien dijera sí.

El arte, la cultura, la ciencia y la medicina se dan la mano en este trabajo realizado por artistas y profesionales de la fotografía que han sabido captar con sus cámaras la esencia que convierte la generosidad de la donación en la magia del trasplante. Quiero dar las gracias a todos ellos, a los quince profesionales que han puesto su corazón en cada fotografía y muy especialmente Teté Álvarez, su director artístico.

El agradecimiento es extensivo a quienes nos regalan su historia de superación, a los donantes y sus familiares, a los donantes vivos, a los profesionales del hospital Reina Sofía y a todas la personas, colectivos e instituciones que contribuyen con su buen hacer a la multiplicación de la vida.


                          José Manuel Aranda Lara
                          Director gerente Hospital Universitario Reina Sofía




  



TETE ÁLVAREZ




Esther Maté Moreno, 37 años.
Con sus dos nuevos pulmones, que le
permiten respirar desde hace 11 años, se
ha formado como ingeniera y ha contraído
matrimonio




La sombra de Esther, 2009. Fotografía de
Tete Álvarez (Cádiz, 1964)


TETE ÁLVAREZ




Eulogio Tendero Castellano
, 40 años.
Su agradecimiento hacia la generosidad
del donante anónimo es triple. En enero
de este año recibió el tercer trasplante
hepático de su vida. el primero fue en 2005
y el segundo en 2008




La sombra de Eulogio, 2009. Fotografía
de Tete Álvarez (Cádiz, 1964)


LOLA ARAQUE




Antonio Jesús Pedraza Moyano, 25 años.
A su corta edad, este cordobés, que cuando
tenía 13 años recibió un nueve hígado, ya es padre de una niña de 2 años




Sin título, 2009. Fotografía de Lola Araque
(Montalbán, Córdoba, 1963)


LOLA ARAQUE




María del Carmen Pinillos nogales,
66 años. Es una veterana trasplantada de
riñón, hace ya 22 años. Hoy disfruta de su
marido y de sus dos nietos




Sin título, 2009. Fotografía de Lola Araque
(Montalbán, Córdoba, 1963)


ÁLVARO CARMONA




Francisco Pino Gálvez, 70 años. Respira
con sus nuevos pulmones desde 1999 y
hace 8 años asumió la presidencia de la
Asociación de trasplantados de Pulmón
"A Pleno Pulmón"




Inhalación de luz, 2009. Fotografía de
Álvaro Carmona (Córdoba, 1982)


ÁLVARO CARMONA




Inmaculada Muñoz Álamo, 45 años. Es
una de las cordobesas que ha sido madre
después de recibir un trasplante renal. Su
caso es un ejemplo de que la donación
multiplica vidas.




Sombras de esperanza, 2009. Fotografía
de Álvaro Carmona (Córdoba, 1982)


RAFA CARMONA




Antonio Gordón del Río, 68 años.
Un nuevo corazón palpita en él desde hace
19 años y le permite seguir ejerciendo
como cirujano




Armonía, 2009. Fotografía
de Rafael Carmona (Córdoba, 1969)


RAFA CARMONA




Ginés Fernández Carmona, 23 años.
Una donación anónima le ha regalado hasta hoy siete años de vida. Con sólo 14 años
recibió un trasplante bipulmonar




Ginés, 2009. Fotografía de
Rafael Carmona (Córdoba, 1969)





NIEVES GALIOT


Antonio Miguel Cardona Barbero, 43 años.
Un nuevo hígado que le llegó hace 18 años, le
devolvió la vida. Aprobó las oposiciones
después del trasplante y hoy trabaja como
maestro de primaria.



Sin título2009. Fotografía de
Nieves Galiot (Córdoba, 1968)





NIEVES GALIOT


Belén Maté Moreno, 32 años. Igual que su
hermana Esther, también trasplantada, Belén
es una joven veterinaria que respira con dos
nuevos pulmones desde hace 2 años.



Sin título2009. Fotografía de
Nieves Galiot (Córdoba, 1968)





A. J. GONZÁLEZ



Rafael Cejudo Aldaria, 20 años.
Nunca olvidará el 29 de noviembre de 2003,
el día que nació por segunda vez. Es el primer niño que recibió un injerto combinado
hepatobipulmonar en España.



Tatuaje I, 2009. Fotografía de A. J.
González (Córdoba, 1968)




A. J. GONZÁLEZ



María José López Molina, 53 años.
Transcurría 1982 cuando se sometió al
primer trasplante de médula en España que
posteriormente recibiría ciclosporina como
tratamiento inmunosupresor.



Tatuaje II, 2009. Fotografía de A. J.
González (Córdoba, 1968)





FRANCISCO GONZÁLEZ



Miguel Ángel Escandon Villegas, 39 años. Un trasplante combinado de páncreas-riñón
el pasado año cambió el curso de su vida.



Donde se renueva la vida, 2009. Fotografía
de Francisco González (Córdoba, 1960)






FRANCISCO GONZÁLEZ



Sebastián Chiachio Ruano, 51 años.  
Este andaluz se trasplantó de hígado hace
veinte años, justo cuando arrancaba el
programa de trasplante hepático. Fue la
tercera persona que recibía un hígado
nuevo en Córdoba


Donde se renueva la vida, 2009. Fotografía
de Francisco González (Córdoba, 1960)




STEPHANUS MEYER


María Dolores Ayllón Muñoz, 42 años.
Se sometió a un trasplante renal en 2005
Después de llevar casi 8 años en diálisis.
En la actualidad, preside la Asociación  para
la Lucha Contra las Enfermedades de Riñón.



Sin título, 2009. Fotografía de Stephanus Meyer (Livingstone, Zambia, 1964)




STEPHANUS MEYER


Pilar Mérida Sánchez, 57 años. En el
Hospital Reina Sofía le implantaron un nuevo corazón hace ya 16 años. Desde entonces,
tiene una nueva vida y Pilar es hoy una mujer feliz que ha podido ver crecer a sus hijos.



Sin título, 2009. Fotografía de Stephanus Meyer (Livingstone, Zambia, 1964)





MARÍA MOYA



Cristina luna García, 12 años. Esta
estudiante cordobesa estrena la adolescencia
sin olvidar ni un solo día que en su tierna
infancia, cuando tenía 8 años, alguien muy
generoso le regaló un hígado.



Un solo corazón, Cristina, 2009. Fotografía
de María Moya (Córdoba, 1956)




MARÍA MOYA



Laura Caballero Calle, 11 años. A su corta
edad se ha sometido a dos trasplantes de
corazón. Cuando recibió el primero tenía sólo
8 días de vida y se convirtió en el bebé más
pequeño que recibía este órgano en España.



Un solo corazón, Laura, 2009. Fotografía
de María Moya (Córdoba, 1956)




MANUEL MUÑOZ



José Luis Bermejo Vidal, 65 años. La
noticia de su vida le llegó con 45 años, un
nuevo hígado le esperaba. Hace 18 años que fundó la Asociación Andaluza de Trasplantados Hepáticos junto a otros amigos trasplantados.



Sin título, 2009. Fotografía de Manuel  Muñoz (Córdoba, 1965)





MANUEL MUÑOZ



José Luis Torres Delgado, 38 años. Su
madre le dio la vida dos veces, la segunda
a sus 23 años, cuando le donó uno de sus riñones.



Sin título, 2009. Fotografía de Manuel  Muñoz (Córdoba, 1965)




JOSÉ CARLOS NIEVAS


Alfonso Barrios Carmona, 48 años.
Cuando el programa trasplantes despuntaba en Córdoba, Alfonso realizaba sus primeras
donaciones. Hoy preside la Asociación
Hermandad Provincial de Donantes de Córdoba


Alfonso, 2009. Fotografía de Carlos Nievas (Bujalance, Córdoba, 1966)




JOSÉ CARLOS NIEVAS


Juan José Bahja Mbarek Ruiz, 34 años.
El trasplante de córnea que recibió el pasado mes de abril ha cambiado su destino y le ha alejado de una previsible ceguera. Para Juan José, poder seguir viendo a su hija de 4 años es un milagro.


Juan José, 2009. Fotografía de Carlos Nievas (Bujalance, Córdoba, 1966)




FRANCISCO SÁNCHEZ MORENO


Antonio López León, 60 años. Sus
nietos le conocen porque alguien, un día de octubre de 1993, le regaló un nuevo corazón. Actualmente preside la Asociación de Trasplantados de Corazón.


Sin título, 2009. Fotografía de Sánchez Moreno (Castro del Río, Córdoba, 1967)




FRANCISCO SÁNCHEZ MORENO


María Sierra Mata Jiménez, 37 años. El trasplante cardiaco que recibió hace 5 años cambió su vida y la de los suyos. Le permitió casarse posteriormente y hacer realidad su proyecto de vida


Sin título, 2009. Fotografía de Sánchez Moreno (Castro del Río, Córdoba, 1967)




MANOLO TORRES



Concepción Adamuz Sierra, 74 años. Al cumplir 70 años recibió un presente muy especial: un segundo trasplante renal que hoy le permite vivir sin tener que dializarse.



Sin título, 2009. Fotografía de Manolo Torres  (Córdoba, 1968)




MANOLO TORRES


Pablo Muñoz García, 20 años. Del Hospital Reina Sofía guarda dos recuerdos muy especiales: aquí le pusieron dos nuevos pulmones en 2002 y pudo conocer al Príncipe de Asturias, don Felipe de Borbón, durante su visita al complejo sanitario.



Sin título, 2009. Fotografía de Manolo Torres  (Córdoba, 1968)




JUAN VACAS



Luis Pericet Moreno, 57 años. Este maestro prejubilado es una persona nueva a la que hace dos años le trasplantaron un corazón



Sin título, 2009. Fotografía de Juan Manuel vacas (Córdoba, 1973)




JUAN VACAS



Marian Constantin Lelateam Román, 35 años. Llegó a España desde Rumanía en 1997 y hace dos años que vive con su nuevo riñón. Tiene dos hijos.



Sin título, 2009. Fotografía de Juan Manuel vacas (Córdoba, 1973)



HISAE YANASE / A. I. GONZÁLEZ


María Angélica Galindo Fernández, 32 años. Se casó en año pasado y su mejor regalo de bodas lo recibió tres años antes, en 2005, cuando un remitente anónimo le envió dos nuevos pulmones.


Caja de luz I, 2009. Fotografía de Hisae Yanase (Inbagun, Chiba, Japón, 1943) y A. I. González (montilla, Córdoba, 1961)




HISAE YANASE / A. I. GONZÁLEZ


Dolores Santos Domínguez, 45 años. Lleva trasplantada más de media vida, pues recibió su nuevo riñón hace25 años, sólo 5 años después de la puesta en marcha de este programa de trasplante en el hospital


Caja de luz II, 2009. Fotografía de Hisae Yanase (Inbagun, Chiba, Japón, 1943) y A. I. González (montilla, Córdoba, 1961)




Regalos de vida 2009
Ilustración de
Pedro Peinado
(Córdoba, 1966)


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal