Necesito respirar... - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Necesito respirar...

Equipo de trasplante pulmonar

“Necesito respirar, descubrir el aire fresco y decir cada mañana que soy libre como el viento”

Desde A Pleno Pulmón queremos compartir el cumpleaños de nuestro amigo Joaquín, sí, sí, su 33 cumpleaños!!
Podéis pensar que cumplir años lo hacemos todos, y es verdad, pero poder soplar las velas de la tarta, con un pulmón nuevo que te dona un alma generosa, no ocurre todos los días.

A día de hoy, Joaquín se encuentra recuperándose en el piso de acogida de A Pleno Pulmón, cerca del hospital Reina Sofía, para su mayor tranquilidad y pronta recuperación, y vuelta a casa.

Enfermera de planta, Antonia Prieto: “Me alegro muchísimo de su recuperación, de que pueda disfrutar de la vida gracias a la donación y al valor que le echaron, él y ese equipo tremendo de cirujanos, intensivistas, neumólogos y fisioterapeutas que confiaron en que todo iba a salir bien”.

Tanto la Asociación A Pleno Pulmón como Cáritas, ofrecemos pisos de acogida a los pacientes trasplantados de pulmón, puesto que deberán permanecer en un piso en Córdoba para realizar rehabilitación en el hospital, antes de volver a casa con su alta hospitalaria.

Antes de estar en el piso, nuestro amigo tuvo que estar ingresado en cámara de aislamiento y en UCI unos dos meses o así, ese tiempo varía en función de la recuperación del paciente. Fue duro y largo el periodo inmediato a la operación, a su trasplante de pulmón, pero también fue un periodo lleno de ilusión, esperanza y vuelta a nacer. Porque Joaquín ha vuelto a nacer.

¿Cómo explicaros la VIDA que desprende su rostro cuando lo visitamos por primera vez?
¿Cómo explicar la felicidad que transmite al ver que se ha cumplido su sueño de poder tener una nueva oportunidad?

Cuando la salud, las fuerzas y las esperanzas iban mermando en la etapa de espera de su trasplante... llegó su ansiada oportunidad. Recordamos haberle transmitido tranquilidad, fe y esperanza para seguir esperando “la espera desespera a cualquiera” y es normal pero como dicen algunos compañeros “llega cuando tiene que llegar, ni antes ni después”.

Enfermera de planta, Antonia Prieto: “Entraba de turno de noche cuando el Neumólogo de Trasplantes me dijo que preparásemos la habitación para recibir a un paciente que venía a trasplantarse.

Todo en silencio, todos los pacientes de la Unidad dormían, cuando alrededor de las dos de la mañana, aparecía Joaquín, acompañado de su esposa y alguien más que los traía a toda prisa desde su casa. Nervioso, nerviosa su mujer y a la vez alegres. Traían su mochila de oxígeno eléctrica, “ya le queda poca carga”, decían, “hay que enchufarla pronto”. Comenzamos a prepararlo todo y muy característico en él, colaborando para que estuviese preparado en el menor tiempo posible”.


Hay que decir, que no todas las historias que vemos y compartimos, tienen final feliz, pero si es verdad que los pacientes dicen que merece la pena luchar por su calidad de vida, y como comenta siempre nuestro presidente Francisco Pino “Si volviera a nacer me volvería a trasplantar de nuevo si me hiciera falta puesto que gracias al trasplante llevo vividos 15 años más y los que me quedan”.
Luchamos por una calidad de vida que hemos ido perdiendo y que debido a una enfermedad pulmonar que padecemos, no recuperaremos...

Enfermera de planta, Antonia Prieto: “Qué valor tuviste Joaquín, le decía. A pesar de todo lo que te informó el neumólogo, de los riesgos de trasplantarte, te decidiste a hacerlo. No me quedaba otra, Toñi, me contestaba. Yo ya no podía respirar, no podía vivir así”.

Aún sabiendo que la recuperación iba a ser dura desprendía felicidad, y aún la desprende.

No tenemos palabras de agradecimiento a este equipo de trasplante pulmonar y a la sanidad que tenemos, que permite que nos salven la vida, porque estos profesionales nos dan vida después de haberla perdido.

Joaquín nos cuenta que lo que empezó como cansancio desencadenó en ingresos sucesivos, operaciones varias, desnutrición, necesitar una máquina de oxígeno para poder respirar y un etcétera de complicaciones derivadas de una silicosis a causa del trabajo que comenzó a realizar a muy joven edad y que casi le quita la vida.
Gracias a todo el Equipo de Trasplante Pulmonar por hacer realidad este “milagro de la ciencia”, por ser excelentes profesionales y mejores personas.

No podíamos dejarnos atrás en esta historia a Yordany, la esposa de Joaquín, su papel en esta historia ha sido estar ahí en todo momento, ser su gran apoyo, su enfermera particular, su fisioterapeuta, sus pies, sus manos, su oxígeno... su todo.
Su esposa, Yordany: “Me ha dado fuerza orar a Dios siempre, me vinieron muchas recaídas de mi esposo, y me dolía mucho verlo tan enfermo, pero nunca perdí la fe de tenerlo como antes, caminando y haciendo una vida normal como toda persona. El pensar en verlo bien me animaba a seguir luchando y animándolo cada día”.
Nos atrevemos a decir que Joaquín ha tenido dos ángeles que le han dado la vida de nuevo, su donante, que seguro estará orgulloso de saber que el pulmón lo cuidará muy bien, y ella, su compañera incansable.

Su esposa, Yordany: “Hice todo lo pude por él y más, fue una etapa muy dolorosa que tuvimos que afrontar y superar, y lo volvería a hacer por verlo como está actualmente, respirando aire con sus pulmones nuevos. Solo sonríe.”

Para cualquier persona es duro aceptar la pérdida de salud, ver como tus capacidades físicas se van mermando, que cada vez te vas encontrando más limitado y vas dependiendo más de la ayuda y del apoyo de otras personas para seguir adelante... Se siente mucha impotencia de no poder hacer las actividades que antes realizabas, el depender de una bombona de oxígeno... pero no queda otra que ir aceptando la situación que nos ha tocado vivir y pedir ayuda al que tenemos al lado. Es fundamental tener apoyos familiares y/o de amigos para sobrellevar mejor la situación. A nosotros nos gusta mucho una frase que dice: “Las alegrías compartidas se multiplican, las penas compartidas se dividen”.

Esta historia de lucha y superación, es el reflejo de todas y de cada una de las historias que vemos a diario, esperamos con ello, haberos transmitido las ganas de vivir, el valor de superarse ante las adversidades, que hay batallas que no se pierden hasta que el cuerpo, la suerte y no sabemos que más, no quieren, que muchas veces, querer es poder, y poder es agarrarse a la vida sin dejar que pueda contigo. FELICIDADES CAMPEON por tu 33 cumpleaños!!

ASOCIACIÓN ANDALUZA DE TRASPLANTADOS DE PULMÓN “A PLENO PULMÓN”

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal