Manoli Mendoza Porcuna - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Manoli Mendoza Porcuna

Equipo de trasplante pulmonar

REVISIÓN Y SEGUIMIENTO DEL PACIENTE TRASPLANTADO DE PULMÓN EN CONSULTAS EXTERNAS


Dña. Manuela Mendoza Porcuna

Han pasado siete años ya desde la última vez que se me dio la oportunidad de dirigirme a vosotros desde este medio. En aquella ocasión, aceptar formar parte del equipo de trasplante pulmonar como enfermera coordinadora, un tema absolutamente desconocido para mí, era todo un reto personal y profesional. Tengo que dar las gracias porque todas las personas del equipo creyeron en mí, me orientaron y formaron adecuadamente y me acogieron entre ellos como una más, con respeto a mi trabajo y con un trato no sólo cordial sino amigable, sintiéndome rápidamente integrada como parte importante de todo el engranaje.

Pero desde entonces las cosas han cambiado mucho. La asistencia se ha multiplicado por tres y hemos tenido que adaptarnos para que, con prácticamente los mismos recursos, dar una asistencia integral y de calidad sin menoscabo de la atención recibida por el paciente y su familia. Más bien todo lo contrario. Hemos implementado medidas que mejoran la asistencia y dotan la misma de una calidad y confort no habitual en las consultas médicas y que quizás no sabemos apreciar adecuadamente.

Entre las actividades que realiza la enfermera coordinadora de la Unidad de Trasplante Pulmonar caben resaltar las siguientes:

 -se ha establecido una consulta de acto único donde se integran, en una misma cita, el acto médico en sí y todas las exploraciones solicitadas por el equipo. Con ello evitamos las molestias de los desplazamientos repetidos e innecesarios a todos los pacientes, los de nuestra ciudad, provincia y los de fuera de ella. Es un trabajo arduo y exento, a veces, de la comprensión que todo ese esfuerzo supone.

 -las pruebas que no hayan podido ser valoradas durante la consulta médica (niveles de inmunosupresores, informes de TAC, resultados de fibrobroncoscopia,,,) quedan anotadas en una agenda y revisadas, si es posible al final de la misma mañana o cuando estén disponibles. Con ello se garantiza la agilidad de la consulta. Todos los resultados son revisados y anotados en el historial clínico del paciente, trabajo que no es percibido directamente por el paciente o familia pero que se lleva a cabo de una forma escrupulosa.

 -en el mismo espacio físico de la consulta se realizan otras actividades propias de enfermería como la realización de espirometrías, lecturas de intradermorreacción de Mantoux, heparinización de  port-a-carth extracciones sanguíneas e información a pacientes sobre cuidados postrasplante, interacciones entre medicamentos a través de un documento escrito y también información de pautas de vida saludable (ejercicio físico, dieta, evitar exposición solar, contacto con animales, hábitos tóxicos…)

 -también está a disposición del paciente y sus familiares una consulta telefónica de lunes a viernes en horario de mañana. El objeto de la misma es resolver dudas o problemas con las citas o las pruebas solicitadas y sobre todo información y puesta en conocimiento del equipo médico de cambios clínicos que puedan ser considerados signos de alerta. Esto facilita el contacto con nuestra Unidad pero su mal uso crea una disfunción importante en la consulta. No se puede atender a la consulta diaria siendo constantemente interrumpida por llamadas telefónicas. Las personas citadas merecen el mismo respeto, si no más, que la atención telefónica. Por ello y para mejorar la dinámica de la atención, aconsejamos que, salvo necesidad extrema o imperiosa, se concentren las llamadas a primera o última hora de la mañana (antes de las 10:30h o después de las 13 h.). Con ello se respetará la actividad de la consulta, se optimizará el trabajo de enfermería y médicos (sin continuas interrupciones), sin mermar la atención recibida).

 -mi trabajo se complementa con la ayuda, en aspectos concretos, al personal de hospitalización de planta o de otras consultas. Cada vez más son los pacientes que se benefician de tratamientos domiciliarios de medicamentos habitualmente administrados en el hospital, como son los antibióticos. Para ello se precisa de la colocación de accesos venosos habituales o especiales (PICC, catéteres de línea médica…en los cuales colaboro con otras compañeras de consultas o planta. También colaboro con el personal de la tercera planta del hospital en el manejo de los dispositivos de tratamiento de la hipertensión pulmonar (para inhalación, aplicación subcutánea o endovenosa) y en completar la información a los pacientes recientemente trasplantados antes del alta. En esos momentos se les hace entrega de los documentos de la revisión en consulta, de un decálogo por escrito de la toma de la medicación  y otros consejos útiles en la vida diaria como la higiene, evitación de infecciones, reducción de la exposición solar, ejercicio físico, etc.

Quiero terminar diciendo que mi trabajo no es ni más ni menos importante que el de cualquier miembro del equipo de trasplante, sea de la categoría que sea. Si queremos que el engranaje funcione y permanezca engrasado todos tenemos que colaborar activamente. El abuso o el mal uso pueden hacer fracasar cualquier organigrama de trabajo. Estamos en una cultura de mejora continua  y todo lo que hemos avanzado y pretendemos mejorar se ha hecho para mejorar la calidad de vida de los pacientes.
Comprensión, colaboración y respeto de todas las partes implicadas nos hará crecer más, tanto dentro del ámbito del hospital como de la sociedad en general.


Muchas gracias por todo.



Equipo de Neumología de la Unidad de Trasplante Pulmonar del Hospital Reina Sofía de Córdoba


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal