La alegría de respirar bien - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

La alegría de respirar bien

Testimonios


FRAN MORILLAS MARTÍN

Nuestro Fran es un joven que ha vivido pegado a una máquina de oxígeno prácticamente desde que tiene razón de vida. Queremos remarcar "lo valiente que es y el coraje que ha tenido toda su vida, porque nunca se ha rendido y ha luchado por poder hacer lo que cualquier persona de su edad hace sin ayuda de una máquina". Y siempre, siempre, ahí han estado Yolanda y Paco, sus adorables padres.

A día de hoy, Fran puede andar, comer, dormir, salir con sus amigos, subir cuestas,… RESPIRANDO BIEN

LA ALEGRÍA DE RESPIRAR BIEN

Quiero con estas palabras, no solo contar mi vida, sino que intentar animar a todo aquel que necesite un trasplante, que se lo haga sin miedo a lo que pueda pasar. Di sí a vivir sin oxígeno".

Me diagnosticaron Fibrosis Quística con tan solo 8 meses de vida en el Hospital San Cecilio de Granada. Al poco tiempo, me enviaron al Hospital Carlos Haya de Málaga, en el que después de un tiempo ingresado, mi salud mejoró considerablemente.

Mi infancia fue más o menos normal hasta los 8 años, que fue mi primera infección grave que estuve en el Hospital Materno-Infantil Virgen de las Nieves. Después siguieron varias infecciones destrozando poco a poco mis pulmones hasta que un médico nos dio la posibilidad de un trasplante de pulmón en el Hospital Reina Sofía de Córdoba.

Entré en lista de espera activa al año siguiente, después de aquello pensaba que el teléfono podía sonar en cualquier momento y a cualquier hora. Conforme iba pasando el tiempo esa sensación desaparecía porque pensaba que no iban a llamarme nunca, hasta que el 12 de enero de 2012, que recibimos la llamada desde Córdoba. Había unos pulmones de un donante esperándome, y no me lo podía creer hasta que vi el coche y las maletas preparadas en la puerta. En esos momentos, sentía ilusión, nervios y ganas de llegar cuanto antes.

La operación duró aproximadamente 7 horas y resultó todo un éxito. Cuando desperté en la UCI me sentía extraño, rodeado de máquinas y drenajes.

El tiempo que estuve en el hospital lo pasé realmente mal, pasé momentos de miedo, estrés y muchos nervios. Sobre todo después de volver a planta a la UCI por una complicación del trasplante, pero eso no me hizo dejar de intentar pensar en positivo e intentar salir pronto del hospital. "En ningún momento me arrepentí de trasplantarme".

Después de estar en el Piso de acogida durante poco más de un mes, el día que por fin me dieron el alta definitiva, el día 31 de mayo, no me lo podía creer.

Ahora que estoy en mi casa empiezo a notar la diferencia, ahora puedo hacer cada vez más deporte sin necesitar oxígeno y sin apenas cansarme. Puedo RESPIRAR BIEN y quiero compartir con vosotros esta alegría que tengo.


FRANCISCO JESÚS MORILLAS MARTÍN.
19 años. Trasplante bipulmonar. 12 enero 2012.


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal