Hitos - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Hitos

Medios de comunicación > Libros y revistas > Cita con la vida

Hitos


Hay fechas en el calendario del Hospital Reina Sofía que cambiaron el rumbo de su historia y que dibujaron una nueva trayectoria en el desarrollo de los trasplantes gracias, por ejemplo, a la ciclosporina, a intervenciones infantiles pioneras y a trasplantes múltiples. Son los hitos que asombraron a Córdoba, a España y a veces, a Europa:


6 DE FEBRERO DE 1979
A principios de 1979, se produjo un hecho que cambiaría para siempre la trayectoria del Hospital Reina Sofía: un equipo de cardiólogos, urólogos y nefrólogos -todos muy jóvenes, todos muy bien preparados- realizó el primer trasplante, inaugurando así una fructífera andadura que ha hecho del centro un referente indiscutible en este campo de la medicina. El injerto fue de riñón y el paciente, Miguel Berni. Con esta intervención, el Reina Sofía se incorporó al reducido grupo de hospitales que realizaban trasplantes en una España que comenzaba a abrirse al mundo.

AÑO 1981
El Hospital Reina Sofía apostó de forma rotunda por los trasplantes y, sólo dos años después de la primera intervención, estrenó el programa de trasplantes de médula ósea, dirigido por Antonio Torres. Casi a finales de 2009, la cifra total de este tipo de intervenciones había alcanzado ya las casi 1.200.


AÑO 1982
María José López Molina se convirtió en la primera paciente de España tratada con ciclosporina, un fármaco inmunosupresor que evita el rechazo del órgano trasplantado y que supuso una verdadera revolución en este campo. Esta cordobesa se sometió en el Hospital Reina Sofía a un trasplante de médula ósea, que había sido donada por su propio hermano. Ella tenía 25 años. Antonio Torres, jefe de servicio de Hematología del centro, recuerda con estas palabras el triunfo que trajo el uso de la ciclosporina: “Toda la comunidad científica del país tenía los ojos puestos en el hospital Reina Sofía y en la evolución de la paciente. Fue un gran paso para el desarrollo de los trasplantes”.

AÑO 1985
Seis años después del primer trasplante de riñón procedente de donante cadáver, los profesionales del Hospital Reina Sofía se atrevieron con una práctica que, por entonces, daba sus primeros pasos: el injerto renal de donante vivo. Es decir, una persona -normalmente del entorno del enfermo- dona voluntariamente uno de sus dos riñones. La primera intervención fue un éxito y el centro cordobés volvió a demostrar que estaba a la vanguardia nacional en el ámbito de los trasplantes.


10 DE MAYO DE 1986
El joven José Colmenero recibió el primer trasplante cardíaco de Andalucía. La suya fue la primera de las muchas intervenciones de corazón que, con Manuel Concha
a la cabeza, han colocado al Hospital Reina Sofía como uno de los referentes indiscutibles en este tipo de trasplantes.

AÑO 1988
Los médicos incorporaron a la cartera de servicios del Hospital Reina Sofía el trasplante de páncreas, uno de los más delicados por la complejidad del órgano.

15-16 DE JULIO DE 1989
Una década después del primer trasplante y con los programas de riñón, médula ósea, corazón y páncreas a pleno rendimiento, el Hospital Reina Sofía amplió su oferta y
se estrenó en el trasplante hepático. La hazaña corrió a cargo de un equipo de profesionales capitaneados por el profesor Carlos Pera Madrazo.

AÑO 1992
El Hospital Reina Sofía realizó su primer trasplante de córnea. Actualmente el responsable de este programa es José María Gallardo, jefe de servicio de Oftalmología.


28 DE OCTUBRE DE 1993
Tras una larguísima espera y varios meses de ardua preparación, el Hospital Reina Sofía incorporó a su cartera de servicios el trasplante de pulmón. La primera beneficiaria fue una mujer de 28 años, afectada por un enfisema pulmonar idiopático. Ángel Salvatierra, jefe de servicio de Cirugía Torácica y uno de los impulsores del programa de trasplante de pulmón, recuerda los inicios: “Éramos un equipo con unas tasas de supervivencia excelentes. En los 15 primeros trasplantes no hubo ni un solo rechazo”.

4 DE NOVIEMBRE DE 1997
Fue uno de los grandes logros del Hospital Reina Sofía. Por primera vez en España y también en Europa, se realizó un trasplante de hígado, riñón y páncreas en una única intervención. La receptora de los órganos fue una mujer de 38 años, aquejada de una diabetes con resultado de insuficiencia renal y cirrosis, que la obligaba a someterse a diálisis y a inyectarse insulina. Para ella, no había otro remedio más allá del trasplante. La paciente llevaba nueve meses en lista de espera. Fue un caso peculiar y no sólo porque la operación duró más de doce horas, sino porque hubo que esperar tres órganos de un mismo donante. Juan Carlos Robles, el coordinador de trasplantes del Hospital Reina Sofía, lo revive con especial emoción: “La tensión era máxima porque no había precedentes de una intervención similar”.


21 DE ENERO DE 1998
Sólo dos meses después de hacer historia con el primer trasplante de hígado, riñón y páncreas en una misma intervención, el Hospital Reina Sofía repitió la hazaña y llevó a cabo la segunda operación de este tipo. El beneficiario fue un paciente de 46 años que fue dado de alta dos meses después.

1 DE OCTUBRE DE 1998

El caso de Laura Caballero es recordado con muchísimo cariño en el Hospital Reina Sofía. Con tan sólo ocho días, fue la paciente más joven trasplantada de corazón. La intervención, realizada por el equipo que dirigía Manuel Concha, la libró de una grave malformación congénita -corazón hipoplásico-, que se le detectó a los dos días de nacer y que la había condenado a morir a corto plazo. Los profesionales que la trasplantaron dicen que su nuevo corazón no era más grande que una fresa. La jovencísima paciente recibió el alta un mes y medio después. Con esta operación, el Hospital Reina Sofía batió su propio récord porque sólo cuatro meses antes -el 22 de mayo- había realizado la misma intervención a un niño de quince días.


AÑO 2000
El Hospital Reina Sofía practicó un doble injerto de pulmón a dos pacientes con órganos procedentes de un mismo donante; para ello, hubo que habilitar dos quirófanos y duplicar los medios humanos y materiales.

27 DE JUNIO DE 2002
El Hospital Reina Sofía se convirtió en el primer centro andaluz en realizar un trasplante  hepático de donante vivo. Inmaculada, de 37 años, se curó del síndrome de Wilson -que le había provocado una cirrosis hepática- gracias a un segmento de hígado que le donó su hermano mayor, José Domínguez Oneto. Llevaba enferma desde 1994. La operación, supervisada por el profesor Carlos Pera Madrazo, duró casi doce horas. Receptora y donante superaron con éxito la intervención. Después de este día, se han realizado en el hospital cuatro trasplantes más de este tipo.


OCTUBRE DE 2002
La donación de un corazón no dio una, sino dos vidas más. En Córdoba nació el primer bebé español de una mujer con un trasplante cardiaco. Esta madre, que pidió expresamente permanecer en el anonimato, fue la primera trasplantada del mundo que tuvo un hijo después de ser tratada con Everólimus, un potente fármaco inmunosupresor que podía provocar malformaciones en el feto. El bebé, según dijeron los médicos, nació sin complicaciones y sin sufrimiento fetal.

MEDIADOS DE ENERO 2003

El Hospital Reina Sofía tuvo el honor de ser el primer centro de España que implantó en niños lóbulos de pulmones extraídos de donante adulto. Manoli Ortiz, de 12 años y con fibrosis quística, presentaba tal gravedad que los médicos optaron por implantarle en la cavidad torácica los lóbulos inferiores de un órgano adulto. Es decir, se
utilizó sólo la mitad del pulmón, suficiente para oxigenar la masa corporal de un niño. Lo más complicado en estas intervenciones no es la implantación del órgano, sino hacer la separación de forma que el lóbulo sea servible. La operación duró más de doce horas. El hospital repitió esta operación sólo un mes y medio después a otro niño con la misma enfermedad. Estas operaciones se realizan en pacientes que presentan una gravedad extrema o están en código cero -situación crítica-. Lo preferible en todos los casos es esperar a un donante de la misma edad que el receptor.


28-29 DE NOVIEMBRE DE 2003
Rafael Cejudo Aldarias fue el primer niño de España al que se le realizó un trasplante combinado de hígado y pulmón. Esta complicada intervención terminó con su lucha con la fibrosis quística, que le impedía caminar, dormir, bajar las escaleras o simplemente ir al colegio sin la ayuda de una botella de oxígeno. El joven, natural de Baeza (Jaén), sólo tenía trece años. La operación se alargó durante más de 14 horas y se dividió en dos partes: primero, le trasplantaron los pulmones -con un tiempo de isquemia mucho menor-, después, el hígado. Ángel Salvatierra, Antonio Álvarez, Pedro López Cillero y Sebastián Rufián fueron sólo algunos de los profesionales que contribuyeron al éxito de esta intervención. El paciente estuvo cuatro meses en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y se enfrentó a varias complicaciones, entre ellas, una infección pulmonar.

5 DE OCTUBRE DE 2004
Por primera vez en Andalucía, un enfermo con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se sometió a un trasplante, esta vez hepático. El Hospital Reina Sofía dio así un paso más en el injerto de órganos. Sólo unos meses antes, ser seropositivo era una contraindicación absoluta para recibir un trasplante.


NOVIEMBRE DE 2004
Un bebé de sólo 15 días de vida y tres kilos de peso fue el receptor más pequeño de un trasplante de hígado. La recién nacida había entrado en código cero después de estar seis días esperando un trasplante a causa del fallo hepático que había sufrido al poco de nacer.

MEDIADOS DE NOVIEMBRE DE 2004
Los profesionales del Hospital Reina Sofía realizaron un trasplante de corazón a un bebé de casi tres meses gracias a una donación procedente de Francia. Los cirujanos trasplantaron al bebé en situación de código cero tras alertar a las organizaciones de trasplantes europeas, debido a la gravedad del recién nacido, que padecía una miocardiopatía dilatada.



1 y 15 DE JUNIO DE 2005
Por primera vez en Andalucía, se efectuaron en el Hospital Reina Sofía los primeros trasplantes hepáticos infantiles de donante vivo. Las beneficiarias fueron un bebé de cinco meses y una niña de seis años, que recibieron los lóbulos izquierdos del hígado de uno de sus progenitores -en el primer caso, fue la madre la donante; en el segundo, el padre-. Los donantes, al conservar el lóbulo derecho, pueden mantener una correcta función hepática. En este tipo de operaciones, son necesarias técnicas de microcirugía muy sofisticadas para unir las venas y las arterias en pacientes de tan corta edad.

FEBRERO DE 2006
El Hospital Reina Sofía fue el primer centro andaluz y el segundo español en alcanzar la cifra de los cien trasplantes de páncreas, que consiste en el injerto del órgano y de parte del duodeno para que el paciente produzca insulina.

18 DE OCTUBRE DE 2006
El Reina Sofía volvió a escribir una nueva página en su larga lista de éxitos al convertirse en el primer centro andaluz que realizaba un trasplante de córnea a un bebé de sólo siete meses. La pequeña recuperó de un 1 a un 2% de visión. Ese mismo año, se festejaron los mil trasplantes renales y, más tarde, también se superaron los 500 de corazón y los mil de médula ósea.


DICIEMBRE DE 2007
El hospital registró en sólo una semana cuatro donaciones multiorgánicas que permitieron realizar 19 trasplantes en este centro: 13 de órganos y 6 de tejido.
de menos de un año.
25 DE NOVIEMBRE DE 2008
Juan Manuel González tenía quince años cuando recibió un único pulmón de adulto que ocupaba toda su caja torácica. El Hospital Reina Sofía fue el primer centro en todo el mundo en realizar un trasplante de este tipo a un paciente con edad pediátrica. La situación de Juan Manuel González revestía una inusual gravedad: estaba enfermo de fibrosis quística y, con trece años, le habían extirpado el pulmón izquierdo. Poco después, el único que le quedaba empezó a fallarle, lo que obligó a los médicos a determinar el trasplante como única forma de salvarle la vida. En el mundo ya se habían realizado tres trasplantes a personas con un único pulmón, pero el Reina Sofía fue el primero en hacerlo a un niño. En la operación fue necesaria la utilización de una bomba de circulación extracorpórea, es decir, una máquina que hace las funciones de los pulmones y del corazón durante la operación. Los médicos insistieron en la peculiaridad del caso: resulta poco frecuente que una persona con un único pulmón precise de un trasplante para seguir viviendo y que además, se den las circunstancias oportunas para que se le pueda practicar. Este nuevo logro vino de la mano del equipo de Ángel Salvatierra, jefe de servicio de Cirugía Torácica del Hospital Reina Sofía y precursor del programa de trasplantes de pulmón en Andalucía, y en él participaron los doctores Cerezo y Espinosa.


DICIEMBRE DE 2008
En sólo 48 horas, se registraron cuatro donaciones, lo que posibilitó la realización de 17 trasplantes - trece de órganos y cuatro de tejidos-. La mayoría de las intervenciones se hizo en el hospital cordobés.

31 DE DICIEMBRE DE 2008
Córdoba alcanzó un nuevo techo en la tasa de donación al llegar a los 51,3 donantes por millón de habitantes en 2008. Fue una cifra histórica, la más alta de toda su trayectoria y a cerca de veinte puntos de distancia de las medias andaluza y española.

ENERO DE 2009
En el primer mes del año, el Hospital Reina Sofía mantuvo su liderazgo en solidaridad al registrar en total siete donaciones multiorgánicas.

3 DE JUNIO DE 2009
El Hospital Reina Sofía vio reconocida su trayectoria y afianzó su prestigio al ser nombrado centro de referencia nacional para tres trasplantes infantiles -hígado, pulmón y corazón- y dos adultos -pulmón y páncreas-. Así quedó establecido en el transcurso del pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud celebrado en Mérida.

JULIO DE 2009
Recibió un trasplante cardiaco el niño de 19 meses que vivía con un corazón artificial. Se trata del primer andaluz a quien se le había implantado un dispositivo de asistencia ventricular que le permitió seguir con vida y mantenerse estable durante la espera de su nuevo corazón.


PREMIOS
obtenidos por el hospital en materia de trasplantes


Numerosos han sido los galardones que ha recibido el Hospital Reina Sofía como reconocimiento a su compromiso con el programa de trasplantes, que se inició hace ya treinta años. La Coordinación de Trasplantes ha recibido, por ejemplo, la condecoración Averroes de Oro Ciudad de Córdoba a la Solidaridad (2009), el premio Al-Ándalus, en su categoría Cordobés del año (2005) y los reconocimientos de la Asociación Andaluza de Trasplantados de Pulmón ‘A Pleno Pulmón’ (2003), Alcer-Córdoba (2004 y 2008), la Asociación de Trasplantados de Corazón ‘Ciudad de los Califas’ (2006), la Asociación Andalusí de Trasplantados Hepáticos (2006) y de diversos colectivos, hermandades, ayuntamientos y gremios profesionales. Además, la Junta de Andalucía ha valorado en 2009 el trabajo de la Unidad de Promoción, formada por la Unidad de Comunicación y la Coordinación de Trasplantes, por su difusión de la donación de órganos y tejidos.
Además, han sido reconocidos estudios, hazañas y avances de los profesionales del Reina Sofía. La Sociedad Andaluza de Microbiología y Parasitología Clínica concedió el primer premio al mejor trabajo presentado en 2003 al estudio ‘Citomegalovirus en pacientes trasplantados’, realizado por Manuel Casal, Juan Gutiérrez, Mª José Lacasa y Rafael Gordillo. Diario Médico distinguió con su reconocimiento ‘Mejores Ideas’ en el apartado de Investigación y Farmacología a la iniciativa de implantar lóbulos pulmonares de donante adulto en niños. Diario Córdoba también concedió el distintivo Cordobés del Año al servicio de Nefrología (2000) y al Equipo de Trasplante Hepático y la Asociación Andalusí de Trasplantados Hepáticos (2003). No hay que olvidar el primer premio que el Congreso Internacional de Farmacia Hospitalaria entregó en 2004 a este servicio del Reina Sofía por un análisis del tacrolimus, un fármaco inmunosupresor que se les administra a los trasplantados de corazón. El estudio estaba realizado por Raúl Albornoz y codirigido por Mª Dolores Aumente y José Mª Arizón. La Sociedad Andaluza de Nefrología concedió en 2009 el premio a la mejor comunicación oral a un trabajo de los servicios de Nefrología y Anatomía Patológica que tenía como autores a Mª Dolores Navarro, Alberto Rodríguez-Benot, María López y Rosa Ortega. Entre otros galardones, la Sociedad Española de Trasplante Hepático otorgó en 2009 el premio al mejor artículo publicado en una revista científica extranjera a un trabajo realizado por la Unidad de Trasplante Hepático sobre las ventajas de implantar hígados grasos a pacientes con hepatitis C. Los autores principales eran los cirujanos Javier Briceño y Rubén Ciria.



 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal