El cine tiene un... - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

El cine tiene un...

Medios de comunicación > Libros y revistas > Cita con la vida

EL CINE TIENE UN COMPROMISO CON
LA VIDA REAL PORQUE ES ALGO MÁS
QUE ENTRETENIMIENTO”
Por Juana Jiménez


Hermano de uno de los directores españoles de mayor
reconocimiento, AGUSTÍN ALMODÓVAR es la mano derecha de Pedro y
confundador de la productora cinematográfica El Deseo, que ha
sacado adelante todas las películas de Almodóvar, entre ellas,
‘Todo sobre mi madre’, donde se ofrece el tema de la donación de
órganos desde un tratamiento exquisito y respetuoso. Agustín habla
de cómo surgió la idea, del proceso creativo y
de la responsabilidad del cine en asuntos tan delicados.

“PEDRO,


En Todo sobre mi madre os posicionasteis claramente a favor de la donación de órganos, ¿por qué se decide abordar este tema en la película?
El primer contacto con la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) se produce por un artículo aparecido en prensa donde se informaba de unos simulacros que realizaba el personal sanitario para la petición de órganos a los familiares de los posibles donantes. A Pedro le fascinó el trabajo de estos profesionales y así comenzó nuestra relación con la ONT. En estos simulacros, Pedro vio la disciplina de lo que es una representación con una realidad dramática. Esta mezcla de la escenificación en lo artístico y la realidad de la donación de órganos estimularon la imaginación de Pedro, que ya en La flor de mi secreto presentó a un personaje relacionado con el tema: una enfermera que tiene que informar de la muerte de un familiar y pedir sus órganos. Yo, personalmente, entré en contacto con la ONT y asistí a uno de esos simulacros, aunque sin alterar la dimensión de estos ensayos y haciéndome pasar por un médico. De esta manera, pude comprobar que informar sobre esa noticia es un hecho muy estresante. Estos simulacros de la ONT servían para crear unas pautas y eliminar el estrés y la angustia. Por lo tanto, ya en La flor de mi secreto aparece el tema de la donación con esta enfermera y luego el personaje crece. Nosotros estamos muy agradecidos con todo lo que nos ha aportado la ONT.


¿Por qué se decide abordar desde ese punto de vista?
Bueno… Pedro es un gran fabulador. Encontró material de la vida real muy importante y quedó impresionado con la labor de la ONT y de una enfermera (Mamen Segovia), cuyo trabajo no tengo palabras para describir y cuya labor quedó reflejada como punto central de la película. De hecho, esta enfermera es representada en Todo sobre mi madre. Pedro fábula, inventa, tiene pensamientos inspirados en toda la labor de la ONT, que es la primera organización mundial en tasa de donación de órganos. Por lo demás, es todo un misterio el saber cómo se inspira un artista. No lo sé… es un proceso que tiene que ver más con elementos irracionales.


¿Les resultó muy difícil mostrar esta realidad? ¿Y a los actores?
Nosotros tratamos el tema de la donación de órganos de una forma que va más allá del trabajo. En el cine, hay un componente artístico y otro técnico por el que te documentas sobre el asunto a tratar y entablas con él alguna relación para poder representarlo. Normalmente, el apartado técnico queda en un plano profesional para los actores, no penetra en sus vidas. Sin embargo, con la donación de órganos, para todos los que participamos en la película, el asunto traspasó la esfera artística porque no es un tema muy mediático sino que realiza una labor increíble aliviando el dolor y ayudando a los demás. Cuando los actores descubren ese mundo, hay un antes y después en sus vidas, precisamente es el hecho de que no busca notoriedad y que salva vidas lo que más impresiona de los profesionales relacionados con la donación. Yo me encargo de hacer las labores de documentación a Pedro y realicé ese seminario del que quedé tocado por esa humanidad, secreta y tan humilde. Todas las personas que tuvimos que ver con la película acabamos tocados.

¿Qué tiene que aportar la ficción a la realidad en temas tan solidarios y humanitarios como éste de la donación de órganos?
Lo más importante es precisamente eso, que la ONT no busca notoriedad. Trasladar la labor de esta organización a través de un vehículo de entretenimiento tiene otras consideraciones. Abordarlo de forma periodística es más duro y dramático, mientras que con el cine se puede presentar como algo positivo que alivia el dolor y que salva vidas. Aparte de todo eso, los recursos de la ficción y la fábula hacen que el mensaje de la donación de órganos tenga más efecto al presentarse de forma suave e inesperada, así que posiblemente la promoción periodística cree rechazo por la dureza y la gente prefiere leer y entretenerse con otros temas.


¿Debe el cine ayudar a concienciar sobre la donación?
Te hablo desde lo general a lo particular. El cine tiene un compromiso con la vida real porque es algo más que entretenimiento; y además, asume unos deberes estéticos y sociales, y más en España, que recibe ayudas del Estado. Al margen de esto, el cine tiene que ser responsable con la sociedad y con este tipo de mensajes. El séptimo arte aborda estos temas sociales, como es el caso también de la violencia de género, y la mejor forma es hacerlo de una manera inesperada y espontánea. Desde el momento que se dan a conocer estas realidades, hay un compromiso.


¿Fueron conscientes de la influencia que puede tener abordar de una manera u otra un tema como éste?
Nosotros siempre tuvimos claro el enorme respeto y la responsabilidad con los que queríamos tratar la donación de órganos porque es un asunto importantísimo y conviene no confundir. Pedro asumió esa responsabilidad porque no es un tema banal ni baladí. El cine es libre, pero sí que nos preocupaba mandar un mensaje de rigor y seriedad. Aparte de esto, nunca fuimos conscientes de hasta dónde podría llegar Todo sobre mi madre, donde aparece, de nuevo, la donación de órganos. Nos ha sorprendido mucho esta película, donde se interpreta a Mamen, la enfermera de la ONT que imparte los simulacros para comunicar determinadas noticias a los familiares de los posibles donantes de órganos. Todavía nos sorprende esta película, de la que se ha hecho una representación teatral que se está llevando a muchos países y en la que aparecen esas escenas de los médicos. Yo todavía me emociono. Nos llena de orgullo que la obra de teatro siga difundiendo desde España un mensaje a favor de la donación de órganos.


¿Cómo se consigue transmitir un mensaje de esperanza?
Teniendo una idea positiva. Evidentemente no se debe eludir el duelo por la pérdida de un ser querido, pero se puede mostrar el contraste de ese dolor con la manera de poder superarlo con buenas acciones. Las personas en un momento así se encuentran en un estado de shock y lo que se muestra es cómo puede aflorar lo positivo, sintiendo el alivio de la vida. La película, en este sentido, es una metáfora de eso positivo que aporta el familiar del donante, que con una decisión está dando vida y que a la larga provoca en él un alivio. La película muestra en forma de cuento cómo todo es superable y para eso se echa mano de los recursos necesarios y ofrece una visión muy feliz a través de esa coordinadora de trasplantes que, aunque siempre va a vivir con la pérdida, inicia otra situación.


¿Qué piensa de la ONT?
Sólo puedo tener palabras muy positivas y de admiración hacia todo lo que hace con tanta humildad y sin búsqueda de notoriedad en un mundo donde casi todo se proyecta para recibir glorias y consideraciones. Los logros y la eficacia de la ONT son admirables, al igual que el trabajo solidario que se realiza desde otros sectores, como las fuerzas de seguridad, pilotos y otros, que ayudan al personal sanitario a que la donación de órganos llegue a los receptores. Nosotros fuimos muy afortunados por entrar en contacto con esas personas que están ahí, es algo que es una seña de identidad del pueblo español tan solidario.



© Diego López Calvin. Autorizada por EL DESEO


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal