Código cero - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Código cero

Testimonios

CÓDIGO CERO



El 9 de Septiembre del 2004 estando trabajando en Almussafes (Valencia) me empezó un dolor en la espalda que yo achaqué en primera instancia a una hernia discal leve que tengo en el cuello, pero el dolor se fue propagando por la espalda y parte superior del pecho. No relacionando (no se porque) que se tratase de un infarto cogí el coche y a mi hijo mayor que trabaja en la misma empresa y me encaminé hacia mi casa en Denia (Alicante) que dista unos 85 km. Y una vez en casa mi mujer que trabaja en el centro de salud de la localidad me acompañó al mismo donde un facultativo me puso una pastilla de nitro bajo la lengua y solicitó una ambulancia. A partir de este momento ya no me acuerdo de nada perdí el conocimiento, luego me contaron que tuve 2 paradas cardiacas en el Hospital Comarcal Marina Alta de Denia una de ellas de mucha duración.

Me iban a trasladar a Alicante ciudad para hacerme pruebas pero mi cuñado que es Jefe de Neumología del Hospital La Ribera de Alzira decidió que me trasladasen al mencionado hospital, estando 20 días ingresado en el mismo y superando otra parada cardiaca y van 3.

Ya en este hospital me comentaron que mi corazón solo tenia una funcionalidad del 20 % y que tenia la válvula mitral muy deteriorada, no atreviéndose a operarme de válvula ni by pass por la poca funcionalidad cardiaca que tenía, eso me dijeron. También me comentaron que mi única posibilidad de supervivencia era un transplante cardiaco urgente.

Me trasladaron a la unidad de cuidados intensivos y reanimación del Hospital Universitario La Fe de Valencia y el 5 de Octubre fui trasplantado con código 0.

Yo no se lo que es la tensa espera a que llegue un órgano, solo se que en todo este trasiego hospitalario siempre he mantenido la sonrisa y una actitud muy positiva. Una doctora del Hospital de Alzira me decía: ¿tu sabes lo grave que estas?, al ver que siempre estaba con buen talante y yo le respondí : si lo se, pero también se que voy a sobrevivir a esto. Cuando me llevaban al quirófano en La Fe comentaba a mi mujer de broma “santa rita rita rita, lo que se da no se quita” refiriéndome al corazón que me iban a injertar.

Desde el momento que desperté después del transplante me dije a mi mismo “acabas de nacer y todo el tiempo que vivas es tiempo regalado y añadido”. La filosofía de la vida ha cambiado para mi, antes siempre estresado y dando mucho valor a las cosas materiales y al trabajo, ahora soy capaz de ver la belleza de un amanecer en el mediterráneo.

Mi estado actual (toco madera) es excelente, creo que mejor que antes del infarto ya que fumaba mas de dos paquetes al día.

Y este ha sido mi testimonio, seguro que otros lo van a superar en sufrimiento con creces.

Sento

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal