¿Cómo difundieron los... - A Pleno Pulmon

Vaya al Contenido

Menu Principal:

¿Cómo difundieron los...

Medios de comunicación > Libros y revistas > Cita con la vida

¿CÓMO DIFUNDIERON
LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN CORDOBESES
EL PRIMER TRASPLANTE?
Por Carmina Alcázar Rojas



En la incipiente primavera de 1979, España se preparaba para el cambio.
Llegaban las primeras elecciones generales democráticas, que ganó Adolfo Suárez.
El periodismo vivía una época excitante. Los titulares de prensa hacia el mes de abril
hablaban en Córdoba de Julio Anguita, que había logrado la Alcaldía, y de Manuel Benítez
‘el Cordobés’, que volvía a los ruedos después de dos retiradas. En la radio, se
escuchaba la música de Bob Dylan, Abba o Boney M, y en España, en las listas de éxito
arrasaban Camilo Sesto y Miguel Bosé, entre otros. En las pantallas cinematográficas,
‘Kramer contra Kramer’, con Dustin Hoffman, obtenía el Oscar a la mejor película.
En medio de este panorama que envolvía a la sociedad española y cordobesa, el Hospital
Reina Sofía se preparaba para llevar a cabo su primer trasplante.



ERA martes, 6 de febrero. A las siete y media de la tarde, comenzaba a realizarse el primer trasplante de riñón en la Ciudad Sanitaria Reina Sofía de Córdoba. La intervención se prolongó hasta altas horas de la noche. El paciente Miguel Berni Hinojosa, de 32 años, con una insuficiencia renal crónica, llevaba tres años de tratamiento con tres sesiones semanales de riñón artificial. Así lo reflejaba en su sección del Diario Córdoba, ‘Vayamos al grano’, el entonces joven periodista y sacerdote Antonio Gil Moreno, que realizaba una entrevista al doctor Miguel Mingorance, director de la residencia sanitaria. Son las primeras referencias aparecidas en prensa acerca de ese importante hito para la medicina cordobesa, que abrió las puertas a futuros trasplantes.


Otro gran periodista cordobés, lamentablemente desaparecido, Sebastián Cuevas, lo había adelantado a las ocho de la tarde, en el informativo de la emisora de radio Cadena Española en Cabra. En su crónica, Sebastián hacía referencia al terrible accidente ocurrido el viernes anterior en la N-IV a la altura de Alcolea. Fue un choque de tres vehículos en el que murieron cuatro personas de una misma familia. La madre y una de las hijas del matrimonio de un año de edad fallecieron en el acto; la otra pequeña de seis años y el padre, Antonio Pelícano Vázquez, de 32 años, ingresaron muy graves en el hospital y murieron a las pocas horas. Los riñones de la niña fueron a los hospitales de Málaga y Sevilla, y los del padre, uno a Madrid, y el otro fue injertado por un equipo de cardiólogos, urólogos, nefrólogos, anestesistas y enfermeros del hospital cordobés, al paciente Miguel Berni que tenía, según el doctor Mingorance, tejidos afines al fallecido. La ley que regula la confidencialidad en la que deben permanecer el donante y el receptor aún no se había aprobado; por eso, se hacen públicos estos datos.
Miguel Mingorance se mostró cauto acerca del éxito de la operación, pero aseguró que, a partir de ese momento, se abría una puerta a la esperanza. El hospital cogió vuelo y treinta años después de aquel primer intento, el centro Reina Sofía es un referente en Andalucía y en toda España.
Nuestro periodista del Diario Córdoba Antonio Gil Moreno, columnista de pro, es además sacerdote y ejerce en la actualidad como párroco en la iglesia de San Lorenzo de Córdoba. A él nos hemos dirigido para saber cómo se vivió ese acontecimiento.


¿Recuerda cómo se recibió la noticia en la redacción del periódico?
Lo recuerdo vagamente. Hay que tener en cuenta que el ámbito de las noticias de aquella época era mucho más reducido que ahora. Tampoco existían tantos medios. Ciertamente, se producía un hecho nuevo en la ciudad. Éramos conscientes de su trascendencia, pero poco más. La noticia no aparecía en página destacada sino en la sección ‘Vayamos al grano’. El titular decía “Primer trasplante de riñón en la Ciudad Sanitaria Reina Sofía” y había una entrevista con el entonces director del hospital, Miguel Mingorance.

¿Cree que en ese momento el equipo médico que intervino era consciente del camino que se abría y de que el hospital en pocos años se convertiría en referente de trasplantes de órganos y tejidos?
Recuerdo la sección ‘Vayamos al grano’, en la que se pretendía sacar a la luz temas de interés, en la voz y en la palabra de sus propios protagonistas. Era una sección no muy larga, pero que iba a lo esencial. Pienso que los médicos de entonces iniciaban un camino de las “sorpresas y horizontes” de la ciencia. No creo que pensaran todavía en el mundo de las posibilidades. Todo era más reducido.


¿Qué repercusión tuvo la noticia entre la ciudadanía cordobesa?
Se comentó mucho, sin duda. Pero quizás la capacidad de sorpresa tampoco había comenzado a desarrollarse. Impactó, pero la gente no estaba preparada para darse cuenta de su importancia.

¿Considera que la Ciudad Sanitaria Reina Sofía y sus equipos de trasplantes han proporcionado algunas de las informaciones más vendidas mediáticamente en Córdoba durante los últimos años?
Sí, estoy convencido. Ha crecido el interés, la demanda por parte de la opinión pública. Cuando hay un problema, se le ofrecen soluciones y sube inmediatamente la acogida de las noticias.


Cuando se realizó el primer trasplante de riñón, había 66 personas en situación crítica. A comienzos de este año, la cifra de trasplantados de distintos órganos y tejidos era de 4.607 personas y de trasplantes renales de 1.100personas. Con estos datos, ¿podemos asegurar que el Hospital Reina Sofía ha pasado a ser uno de los signos de identidad más importantes de Córdoba y provincia?
El camino que se iniciaba era de enormes posibilidades. El Reina Sofía ha sabido jugar muy bien sus bazas científicas por una parte, y por otra, todo lo que se refiere a gestión y desarrollo.


Han pasado ya treinta años de aquella entrevista que usted realizó y que lo sitúa como el primer periodista de prensa escrita de Córdoba que dio la información sobre el primer trasplante. ¿Se siente satisfecho? ¿Daría de igual forma la noticia?
Sí, naturalmente, me siento satisfecho. El mundo de la comunicación ha crecido inmensamente desde entonces. Hoy todo es distinto. En aquella época, los esquemas de actuación, casi en todos los ámbitos, parecían inamovibles. Teníamos la sensación de que el mundo no iba a cambiar nunca. Pero ha cambiado y seguirá cambiando. Ojalá todo lo maravilloso que descubrimos se siga realizando maravillosamente.
Dolores Santos, de 45 años, natural de Palma del Río, es la persona viva con más años con un mismo trasplante de riñón, que le fue realizado en diciembre de 1983; tenía 19 años, y volvió a nacer. ¡¡ES MARAVILLOSO!!



 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal